¿Crowdsourcing de información geográfica?

VGI

Uno de los conceptos más difundidos de crowdsourcing es el presentado por Howe, 2008, el cual consiste en tomar una tarea normalmente llevada a cabo por un agente asignado (empleado, contratista, etc.) y externalizarla por medio de una llamada abierta a una multitud no definida de personas. El crowdsourcing permite que el poder de la multitud realice lo que antes era de entero dominio de los expertos. Toma los principios del movimiento de código abierto y los aplica a todo el espectro de actividades profesionales. También, el autor menciona los cuatro desarrollos que han creado el ambiente para que sea posible e inevitable el crowdsourcing: un renacimiento del amateurismo, la aparición del movimiento de software libre, el aumento de la disponibilidad de herramientas de producción y el crecimiento de comunidades autoorganizadas centradas en personas que comparten los mismos intereses.

En realidad el concepto de crowdsourcing no cuenta con una definición unificada y depende de los antecedentes o contexto en que se implementa. Básicamente, crowdsourcing significa que datos recolectados por no profesionales, generalmente de manera gratuita, son usados por otras personas no expertos en el tema, así como por profesionales. En Erickson, 2010, se presenta también una definición general y simple, como el uso de las capacidades perceptivas y cognitivas de un grupo grande de individuos para resolver un problema.

En el contexto de las Tecnologías de la Información Geográfica, crowdsourcing tiene una relación directa con el fenómeno conocido como Información Geográfica Voluntaria (IGV). El geógrafo Michael F. Goodchild explorando el mundo del contenido generado por los usuarios en internet, acuñé el término Volunteered Geographic Information (VGI) en donde observó la participación generalizada de un gran número de ciudadanos, a menudo con poca formación o cualificación formal, en la creación de información geográfica, una función que durante siglos ha estado reservada a los organismos oficiales. Son personas en gran parte sin entrenamiento, sus acciones son casi siempre de carácter voluntario y los resultados pueden o no ser exactos. Pero de manera colectiva, representan una gran innovación que sin duda tiene un profundo impacto en los SIG y en general en la disciplina de la geografía y su relación con el público. La IGV es un caso especial del fenómeno más general en la web de contenido generado por el usuario (Goodchild, 2007).

Me parece genial cómo la IGV abre el camino para facilitar la obtención del conocimiento y la sabiduría colectiva del espacio geográfico, existe un potencial amplio al utilizar este modelo que en ocasiones puede aportar soluciones más cercanas a las necesidades de datos no concebidas hasta ahora por los académicos y profesionales, pero también creo que es un excelente complemento a la información geográfica producida y gestionada por profesionales.

Publicado por José Pablo Gómez B. S

 

Anuncios

2 comentarios en “¿Crowdsourcing de información geográfica?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s