El gran cañón de Groenlandia

Cañon de Groenlandia

Recreación del curso del cañón en Groenlandia. / J. BAMBER (SCIENCE)

Navegando por la red me acabo de llegar una grata sorpresa. Cuando yo estudiaba la carrera, uno de los eventos que más nos llamaban la atención a mí y a mis compañeros eran los investigadores jóvenes que conseguían una beca para ir a hacer un proyecto de investigación a la Antártida, con los expertos del Departamento de Hidrología de la Facultad de Biológicas en donde estábamos.

A lo largo de la carrera nos enseñaron en varias asignaturas que a través del agua podíamos conocer datos históricos, ancestrales, del medio, dado que los gases que pudieran haberse quedado encerrados en el hielo conservaban la composición de la atmósfera de cuando quedaron atrapados, los cuales, siendo analizados en laboratorio, nos dan información de cómo era la atmósfera del planeta entonces.

Cuando nos contaban estas cosas, mi cara y la cara de los otros compañeros que estaban a mí alrededor, era un cuadro de Picasso. Todos soñábamos con que, algún día, nos tocaran con esa varita mágica tan cotizada para darnos la oportunidad de vivir esa experiencia. “Qué tontería”, pensaba la gente de mi entorno fuera de Ambientales; “Para que ir a un sitio despoblado en donde solo hay hielo y más hielo y un frío Polar”, nunca mejor dicho,… y para mí sería como ganar el premio gordo. Sigue leyendo

Anuncios